EL BULO DE LOS BEBÉS ROBADOS

Gray and Red Photo Anti-bullying Poster

Dado que está de moda difundir bulos por las RRSS, voy a tratar de exponer por qué considero que la trama de los bebés robados no es más que otro bulo más, aunque el asunto viene de largo, y no tiene nada que ver con los bulos ocasionados por el Coronavirus.

Todo comenzó al poco de fallecer Franco, concretamente el 23 de febrero de 1977, donde el propio diario ABC, sacó a la luz un artículo titulado “EXTREMA INDIGNACIÓN EN MALLORCA POR LA VENTA DE RECIÉN NACIDOS”, dando pie a diversos artículos posteriores, como los de la revista Interviú, donde llegaban a hacer referencias a bebés congelados, y que algunos les dio por pensar que su fin no era otro que engañar a los padres de los bebés que realmente habían fallecido al nacer. Nadie tuvo en cuenta las opiniones (ni tan siquiera fueron interrogados) de los responsables de la custodia de esos bebés congelados, cuya reputación quedó en entredicho sin prácticamente ninguna necesidad.

Transcurridos unos cuantos años, en 1987 y debido a la presión mediática, el propio Congreso de los Diputados, tuvo que citar el “ODIOSO TRÁFICO DE NIÑOS” en el preámbulo de la Ley de Adopciones. Desde entonces, ha allanado el camino a toda aquella persona que busca sus orígenes o a aquellas que puedan albergar dudas sobre un presunto robo de bebé. La actuación del Poder Legislativo ha sido EJEMPLAR. Como ejemplo hay que señalar sendas Leyes Autonómicas en Navarra y Canarias, que han facilitado sobremanera el acceso a los registros hospitalarios, del Registro Civil o los registros eclesiásticos a fin de no dejar la mínima duda sobre los hechos acontecidos en el momento de los malogrados partos. Por no hablar de lo implacable que se muestra el Código Penal con este tipo de delitos, que según los casos, pueden alcanzar hasta los 5 años de prisión. Para graduar la dureza de estas sanciones, basta recordar que esta misma pena de 5 años de prisión es la que solicitó la Fiscalía en Navarra a los agresores de la entonces presidenta de Navarra, Yolanda Barcina, al recibir un tartazo en la cara allá por el año 2013. Si no recuerdo mal, la acusación particular solicitó 9 años de cárcel.

Todo ello acompañado de la EFECTIVIDAD del Poder Ejecutivo, que a pesar de la alternancia entre fuerzas de Centro, Izquierda o Derecha, tanto a nivel nacional como autonómico, han puesto de manifiesto la voluntad de los diferentes gobiernos a colaborar con las posibles víctimas, anteponiendo los intereses de estas personas a cualquier protección de los posibles autores de los presuntos delitos.

Por citar un ejemplo, cuando a mi familia y a mí se nos pasó por la cabeza denunciar ante la Fiscalía un presunto robo de bebé a mis padres, la actuación de los diferentes componentes del ejecutivo en Navarra fue todo un ejemplo de la citada efectividad. A pesar de que la brigada de “asuntos económicos” de la Policía Foral que asignó la Fiscalía para investigar los hechos siguió a rajatabla el protocolo para la búsqueda de mi hermana, no les quedó otro remedio que instar a la Fiscalía a decretar el archivo provisional. La Fiscalía, Policía Foral y la Dirección General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos del Gobierno de Navarra hicieron todo lo posible por la aclaración de los hechos. A pesar de que no hicieron caso a nuestras propuestas, es obvio que está clarísimo que el rigor de las investigaciones no dejan lugar a la duda, y mi hermana falleció nada más nacer. Sería demasiado presuntuoso considerar que nuestra investigación particular estuviera en lo cierto y se la llevaron a Gipuzkoa al seno de una “buena familia”. A fin y al cabo, no hemos encontrado “prácticamente” a nadie que encaje con el perfil de mi hermana, por lo que no creemos necesario que se sigan investigando los hechos. El derecho a la verdad que deberían tener mis padres no forma parte del elenco de derechos fundamentales garantizados por la Constitución, como no podía ser de otra forma.

Quisiera recalcar también que, en este asunto, el criterio de los partidos políticos ha sido prácticamente unánime, como así ha sido con los asuntos de Estado fundamentales y relevantes, como puedan ser las dietas o los salarios de los parlamentarios, por ejemplo. Si bien se ha dado alguna que otra vez opiniones partidarias “puntuales” en otros temas como el terrorismo, el paro o el Coronavirus, no conviene exagerar. Forman parte de la idiosincrasia de la noble profesión del servicio a la ciudadanía. Además, si no actúan de manera más contundente, probablemente se deba a la escasez de personal dedicado a garantizar el sagrado pluralismo político promulgado por la citada Carta Magna.

En cuanto a la vía Judicial, a la cual todavía no hemos acudido, no queda más que agradecer la COHERENCIA de sus resoluciones. ¿En qué mente cabe declarar la imprescriptibilidad de los delitos asociados a los robos de bebé, elevándolos a la categoría de LESA HUMANIDAD? El hecho que los testimonios de las madres posiblemente afectadas sea similar en la totalidad de los territorios del estado español no quiere decir nada. Seguramente estas madres, en su mayoría grandes usuarias de los medios electrónicos, hayan consensuado sus testimonios de tal manera que en ocasiones pueda parecer que era algo orquestado, llegando incluso a hacer dudar alguna que otra personalidad relevante. Pero la coherencia parece que se ha impuesto, ya que la implicación de estas personas es prácticamente nula. Por otro lado, la existencia de féretros vacíos, con restos de animales o de personas adultas en los nichos de algunos bebés supuestamente fallecidos no indica que fuesen sustraídos. Como he indicado al principio, es posible que los bebés fuesen congelados con nobles fines y seguramente todas las actuaciones de las personas injustamente señaladas se hizo con todo rigor y ajuste a derecho. Todavía, a día de hoy, me dan ganas de salir al balcón a aplaudir la gran labor que realizaron, pero creo que no es momento ya que podría liar al vecindario cuyos aplausos están más enfocados a otro tipo de actuaciones.

No quiero dejar pasar por alto la colaboración de las autoridades eclesiásticas, que a pesar de que no se pueda catalogar de servicio público estrictamente y gracias a su TRANSPARENCIA, ha dejado claro que siempre actuó bajo los principios básicos de la Biblia, respetando siempre la legalidad y sobre todo la doctrina católica. El hecho de que los bautizos realizados por matronas en los hospitales, según consta en las hojas de parto, no fuesen registrados, no significa que haya irregularidad alguna. Seguramente, en la época franquista, no tenía mucha trascendencia el que se dejaran de notificar estos hechos.

Finalmente, quiero resaltar el hecho de que a pesar de que seguramente el número de adoptados y adoptadas en el estado español en aquella época no es tan alto como se ha llegado a especular. Parece ser que prácticamente la totalidad de adoptados y/o falsos biológicos de la época está buscando sus orígenes, poniendo en duda la correcta actuación institucional. Si existe algún caso puntual de falso biológico, seguramente es porque en su día se trató de proteger al bebé y a los padres adoptivos de posibles intrusiones en sus vidas, y siempre bajo el principio de buena fe. Al igual que pudo ocurrir con alguna que otra adopción irregular. De hecho, aunque en el Registro Civil figura el dato del total de personas adoptadas partir de 1950, no parece que la cifra sea relevante ni trascendente para poder evaluar la magnitud de esta presunta trama. Otro bulo que circula por las redes es que hay personas adoptadas que no buscan sus orígenes a pesar de la insistencia institucional y las facilidades que ponen a disposición de la ciudadanía. Sus continuas campañas de promoción de búsqueda de orígenes, así como la de la realización de test de ADN genealógico que ofertan algunas empresas con tecnología de Estados Unidos, son el fiel reflejo de lo que trato de exponer.

En fin, espero haber aclarado mi punto de vista y que os hayan gustado mis conclusiones.

Por si acaso, deseo aclarar que todo el texto está dotado de ironía y trata de reflejar la nula implicación de las instituciones en la trama de los bebés robados, bien conocida por todas ellas. En mi calidad de presidente de Infogenes, os animo a haceros el test de ADN de los laboratorios de EEUU (seáis afectados o no) para tratar de contribuir, a través de los reencuentros, a acabar con el tráfico de niños acontecido en España durante la época franquista y primeros años de la democracia, en el que se encuadra esta horrible trama.

¡Hasta pronto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close